23.6.08

Primicias, liberación de información y embargos

Existe un concepto de la información que se utiliza mucho en otros países, pero que en la Argentina y en América Latina en general no es empleado: el embargo de la información. Tiene como finalidad ofrecer a los periodistas el material, con la aclaración que no podrán hacerlo público hasta determinada fecha y hora, que esas declaraciones e informaciones están embargadas según se detalla en cada caso.

La ventaja para ambas partes, es que la información ya fue distribuida, y que los periodistas pueden empezar a escribirla, analizarla, y los medios a darle forma hasta que puedan publicarla. Es, al mismo tiempo, una manera de ofrecer información de manera equitativa para todos, grandes medios, medios pequeños, regionales, zonales, etc. Uno de sus empleos más comunes en países desarrollados y extendidos es la liberación de un discurso presidencial o de un candidato político, que ya está escrito, pero no se puede publicar hasta que el orador lo hace realidad. cuando ello ocurre, los medios que tenía el material tienen la ventaja de no escribir sobre lo que se acaba de decir, sino que ya lo tienen digerido y procesado.

¿Por qué comento esto? Porque también hay formas de seleccionar medios para comunicar una noticia. Y las organizaciones están en todo su derecho de hacerlo, pero también deben aceptar las consecuencias de ello. Muchas veces vemos como las noticias primero tienen su aparición rutilante en un medio (en general, medios masivos), y luego se "libera" la información para todos. Esta práctica tiene como resultado que muchas veces la noticia llega primero a los lectores por una vía, y luego todos los demás medios quedan como copiando a su colega que hizo las cosas primero.

Como periodistas, todos buscamos tener una noticia que no tiene otro, es parte de las reglas de juego, y a veces se logra y otras no, también es algo a lo que estamos acostumbrados. El tema es que agencias de prensa y empresas deben empezar a aceptar que cuando esta práctica es recurrente y no casual o fortuita, estamos ante una situación de manejo de listas de medios como prioritarios y "kelpers", y dista mucho de ser un modelo de trato igualitario a los medios. Las empresas que abonen a este tipo de prácticas deben comprender que ello también habla de cómo son las empresas y de su filosofía.

2 comentarios:

Ignacio Duelo dijo...

Hola Ítalo, está muy bueno este espacio, ya lo puse en mi Feevy de mi blog. Es muy claro y práctico. Muy buena iniciativa.

Con respecto al tema en cuestión, los privilegios tienen que ver con la relación de una agencia con cada uno de los medios. Usan eso como herramienta para después poder tener un trato mejor o algo a cambio, que en el caso de un medio grande es considerable. Es un juego de equilibrismos que suele generar controversias, no solo entre los medios más indefensos sino también con los otros medios grandes que se ven perjudicados.

Italo Daffra dijo...

Hola Ignacio
¡Gracias por tu aporte y por la difusión que nos das!
Entiendo lo que planteás, y me parece real. Y no quiero mirar al mundo idealistamente diciendo que eso no debería pasar, porque ocurre y es natural que así sea. El tema es que tal vez la actividad política sea más propicia de esos hábitos, antes que la empresaria -de bajo impacto político-, donde una empresa lógicamente puede tener sus medios con mayor interés/foco/relevancia para sus actividades, pero también tomar como una costumbre que siempre hay medios de primera y otros de segunda, se vuelve algo más cercano a una "mala práctica", antes que una elección libre.
De todas formas, sigo pensando en lo que decís y buscando nuevas aristas al tema.
Gracias por tu aporte, seguimos en contacto.