20.6.08

La magia del "relacionamiento"

Adelanto mi post de los domingos porque me lo salteé la semana pasada. Quiero compartir "en voz alta" unas ideas/preguntas que surgieron hace unos días y que hemos conversado con algunos colegas. La intención es revisarlas juntos, por lo tanto, agradeceré especialmente los comentarios.
La semana que pasó nos invitaron a dos reuniones ¿de prensa?, una de ellas llamada "encuentro de relacionamiento", donde hicieron magia: nada por aquí, nada por allá. Reunir a un ejecutivo con periodistas implica plata para la empresa, tiempo para ambas partes, cierta tensión a veces para quien debe hablar... Entonces ¿cual es el sentido de hacer un encuentro con periodistas si el ejecutivo no tiene/no puede decir nada? ¿Cual es el "rédito" obtenido por el cliente, la agencia de prensa y los periodistas? La última parte de la respuesta la se: ninguno. Las otras dos, espero que me las cuenten.

7 comentarios:

Valeria dijo...

Relacionar a un ejecutivo (más allá de que haya noticia o no) es establecer un vínculo directo entre él y un periodista, un representante de la camara, un gobernante u otro. Puede haber múltiples fines: 1) que sepan que esta disponible ese ejecutivo 2)ya que lo conoces cara a cara cuando escribas una nota (en unos meses o un año) recuerdes que podes contar con él (es evidente que yo puedo contarte muchas cosas por mail que vos no te vas a acordar pero si te encontraste con él seguro que te acordas), 3) transcender a la consultora, si él sigue estando con esa consultora u otra a vos no te importa, porque tenes su tarjeta, te acordas de su cara, etc. 4) intercambiar opiniones en un clima cordial 5) simplemente "evangelizar" sobre un producto y servicio (independimiente si se escribe una nota o no)... y seguro hay otras razones que se me escapan... Siempre que la emrpesa misma o la consultra diga: "mira es para que se conozcan, no hay noticia, venis y se conocen, si podes y tenes tiempo y listo". Caso contrario las empresas se convierten en spamers de gacetillas y solo conoces al vocero si estas escribiendo un artículo (siempre y cuando no lo hagas por mail) o cuando hay una conferencia de prensa (cosa que en la vida empresaria debería suceder como mucho 1 vez cada 2 años.. digo salvo que la empresa tenga noticias tan pero tan importantes como para movilizar a toda la prensa o sea una empresa que vive en crisis). Creo que un buen mix de una cosa y otra (noticas y relacionamiento), cada una corriendo por su carril, hacen que una empresa se convierta en un real colaborador de los medios. Escucho opiniones!

Jose Maria dijo...

Queda claro con la descripción de Valeria. Pero imagino que que Alicia apuntaba a lo siguiente: El problema aparece cuando para lograr que el periodista acceda a la invitación se sugieren algunas cosas que luego no se concretan.
Y esto se agrava si la invitaciòn al encuentro es seguida del compromiso de una entrevista 1 a 1 donde finalmente no hay información diferencial.
En otros casos, al no haber aclaración previa sobre los motivos de la convocatoria, se genera una falsa expectativa de pensar que de allí se podrá extraer algo útil para publicar, cosa que finalmente no sucede, y es cuando viene la decepción.
La clave del asunto serìa ser claros desde el principio con lo que el periodista puede esperar del encuentro.

Sabrina Díaz Rato dijo...

Coincido con Alicia, no tiene sentido. También quisiera agregar que tampoco es bueno convocar a periodistas a un evento de prensa donde por más "relacionamiento" que se pretenda, nos encontremos con que cierta información sobre la empresa ya fue previamente publicada en los diarios. Encima, el que está a cargo de la presentación de la empresa nos hable de cosas que ya leímos en los medios y si apelamos a preguntar algo distinto a lo publicado, nos respondan "nada por aquí, nada por allá". Imposible no decepcionarse.
Pero hay que ser justos. No es la primera vez que una agencia y una empresa recurren a este tipo de práctica.

César Dergarabedian dijo...

He participado en varias reuniones de "relacionamiento" que fueron fructíferas para mí, porque me permitieron conocer fuentes a las cuales recurrí luego en varias notas. Pero siempre se dieron un par de condiciones para que estas reuniones alcanzaran el objetivo deseado por las tres partes (periodista, agencia de prensa y empresario/ejecutivo/directivo, etc.): La invitación o propuesta era bien expresa y clara, palabras más, palabras menos, como las dichas por Valeria: "Mirá, es para que se conozcan, no hay noticia, venis y se conocen, si podes y tenes tiempo y listo". En este punto es muy importante lo que señala José María: ser claro desde el principio. La otra condición: Debe ser una reunión uno a uno, con la agencia de prensa presente o no, pero uno a uno. Dos periodistas ya son multitud para el "relacionamiento" buscado (ni hablar si son más de una docena, como pasó en los casos comentados por Alicia).
Cuando se organizan estos encuentros se debe recordar que muchos periodistas estamos acuciados por nuestros editores o jefes, quienes reclaman explicaciones y argumentos que justifiquen la inversión del tiempo del cronista en una actividad de la cual no saldrá la nota que él (el editor) necesita para cubrir ese espacio que tiene en la revista, el diario, la web, el newsletter, la radio o la TV. Si en el encuentro hay más de un medio, seguramente esta situación quedará manifestada.
En resumen, para mí tuvo y tiene sentido este tipo de reuniones, pero siempre y cuando se cumplan las condiciones mencionadas. Creo que "la miseria por la que pasa el periodismo argentino –marginación, trabajo escaso y precario y la consecuente desesperación de los colegas", mencionadas por Ruben en una reciente columna (http://www.bloggers.com.ar/system/noticia_detalle.php?id_prod=1&id_multiple=1213852649) también se refleja en la carencia de tiempo que la mayoría de nosotros tenemos para realizar una actividad fundamental en nuestra actividad: "Cultivar" (contactar, conocer, profundizar) fuentes, más allá de la urgencia del día a día, del cierre semanal o mensual.

Meggie dijo...

Coincido con Valeria en que los "encuentros de relacionamiento" son una manera más y util tanto para los ejecutivos de las empresas como para los periodistas si ambos tienen claro de que se trata el encuentro, nunca está de más generar relaciones y charlar sobre temas de interés para ambas partes que pueden despues ser disparadores de una entrevista o nota o no, pero tanto los ejecutivos como uds los periodistas conocen mucha gente y empresas y medios y es bueno que identifiquen persona con nombre e intercambien opiniones. Si de ambos lados hay un interlocutor interesado creo que el resultado no puede dejar de ser interesante, pero desde ya debe haber voluntad de las dos partes en hacerlo sino ese interés no existirá y menos aun el resultado interesante.
Y Cesar coincido con el tema de las urgencias que uds tiene a veces, que muchas veces tambien están del lado de los ejecutivos que son nuestros clientes! con lo cual coordinar las agendas es siempre bastante complicado y si encima el resultado es nulo y no suma nada a ninguna de las partes es realmente decepcionante! pero dudo sinceramente que por encontrarse a almorzar o para un cafe, cada tanto, con un ejecutivo de una empresa del sector de interes de uds no sume nada de nada.
Meggie

Alicia Giorgetti dijo...

Me queda claro que en encuentros "de relacionamiento" puede no haber noticia y por eso en mi post original no mencioné esa palabra. Reitero mi pregunta: ¿cual es el sentido de una reunión de ese tipo si el ejecutivo no tiene/no puede decir nada? Ni hablar de "noticias". Nada significa nada. Aclaro: ¿de qué se habla durante un almuerzo cuando el ejecutivo no puede dar ni un (léase, "ni un") dato local? ¿Del clima, de los hijos, de la precarización de la actividad periodística, del tránsito, de la crisis actual, de la vida sexual...? En este contexto me pregunté para qué sirven. Y Sabrina mencionó un condimento que no incluí en mi post original porque creo que merece uno aparte que haré en algún momento: en uno de esos encuentros, lo general y vago que dijo la ejecutiva salió en dos diarios el mismo día del encuentro "de relacionamiento". En fin.

Paula dijo...

Me gustaría agregar que estas reuniones de relacionamiento suelen ser de mucha utilidad para quien sabe aprovecharlas, para quienes encuentran sumamente útil que un gerente de ventas se tome el tiempo de ampliar con su expertise la vision que un periodista tiene del negocio , o pueda explicarle cómo funciona su negocio. Porque esto es lo que logramos muchas veces, y es una satisfacción. Un encuentro donde el fin es meramente constructivo, y ayuda al periodista a hacer bien su trabajo. Nosotros como asesores de comunicación nos sentimos orgullosos cuando un medio nos toma como fuente para acceder a esa información. Con esto quiero decir que como bien venimos diciendo, nos complementamos, y así como nosotros tratamos de ser una mano útil, eficiente y rápida para su trabajo, ustedes también lo son para el nuestro. Considero que gran parte de mi trabajo es comprender sus tiempos y necesidades para darles exactamente eso que necesitan y le dedico tiempo a que así sea, aunque no siempre se logre por motivos de fuerza mayor. Por lo tanto creo que ante esta intención, un simple y sincero "Gracias, pero no me interesa" es más que válido. Así como espero que el día que lo necesiten, no duden en pedirme lo que sea! Un saludo y sigamos debatiendo con criterio lo que sea necesario para mejorar la industria.
Paula