1.7.08

¿Sólo mandar gacetillas o trabajar en serio?

Es buenísimo el punto que plantea el amigo riverplatense Ignacio en su comentario de hace unos días. Dice Sbampato, VP regional de una multinacional de software: "¿Qué pasa entonces con los casos en los que se anuncia el buen desempeño de la empresa en algo que ni de lejos es ni puede ser analizado en Argentina? ¿Es ignorado porque localmente se desconoce a la fuente del premio, pese a que la industria lo respete y conozca? ¿Cómo entonces una empresa nueva y/o emergente, con un 1% del presupuesto publicitario de una antigua y/o establecida demuestra / comunica su capacidad técnica si no es a través de la voz de los expertos independientes que, en su área, no existen en estos lados?"

El tema me parece excelente porque me dispara el ejercicio de pensar si alguna vez presté atención a una empresa nueva en el mercado local, de la cual supiera poco. La respuesta: todo el tiempo. ¿Y cómo hacen las empresas para lograr que preste atención? Con un buen trabajo sobre mi percepción, más allá de las gacetillas que me envían.

¿A qué me refiero? A que una buena labor de relaciones públicas no puede consistir únicamente en enviar gacetillas. El trabajo bien hecho incluye relacionamiento, enviar información que puede no ser publicable, pero sirve de contexto para el periodista, previa llamada para decirle: "Te cuento que tengo un nuevo cliente, que hace tal y tal cosa y te mando algo de info si querés etc."

Este trabajo logra un mayor efecto cuando la persona de RRPP hace un trabajo uno-a-uno, y piensa en qué periodistas pueden interesarse en esa empresa, según el perfil de su trabajo, que fácilmente pueden ver publicado si lo siguen periódicamente.

Creo que trabajar de esta manera dista enormemente de enviar una gacetilla con un premio dudoso en un lugar remoto, y -para peor- llamar al periodista para presionar a que la publique. Recuerdo que hace algunos años trabajaba en NCR Agustina Varela, quien cuando me atajé ante su llamado de que todavía no había podido leer las gacetillas, me dijo: "Yo te mando info para que sepas en qué estamos. Vos elegís hacer lo que quieras con ellas". No hacía falta que me diera el permiso, pero cuando escuché su postura, sentí que con esa manera de pensar siempre íbamos a entendernos.

Por suerte, son varias las agencias de relaciones públicas hacen y piensan así. Seguramente lleva más tiempo, pero logra mejores resultados, siempre que el cliente les acepte que están trabajando -al menos- a mediano plazo. En una industria como la de IT, es impensable buscar resultados inmediatos, de alto impacto, pero ese -tal vez- sea tema de otro post.

5 comentarios:

Ignacio dijo...

Gracias por responder Italo, e incluso hacerlo con post y todo  Coincido en que el trabajo no debe quedar solamente en el envío de gacetillas y que las relaciones públicas son parte importante. Tampoco me parece acorde el andar llamando para ver si se va a publicar o no la gacetilla.

En particular al tema premios, a veces los mismos son desconocidos por el periodista, pero no por eso dudosos, y al menos en la industria en la que estamos nosotros, eso pasa a menudo. En muchos casos termina pasando que hay que “hacerle prensa” al premio o comparativa, trabajar en que se conozca más el por qué es importante, porque sino es ignorado de plano por “autobombo”, pese a que la industria entera lo respete y salir bien en el mismo es más importante que salir primero en la comparativa de una revista local.

No quiero desvirtuar tu post con más detalles sobre este tema, así que cerrando, sigan así, que el intercambio de ideas siempre es bueno y nos sirve a todos.

Italo Daffra dijo...

Gracias Ignacio, y nada de desvirtuar, un tema lleva al otro, así que plantee, cuestione...
Es cierto lo que decís, los premios no son todos dudosos, de hecho algunos son prestigiosos. Pero hay otra forma de que los periodistas podamos conocer una empresa, y una ustedes la hicieron, que es poder probar los productos. Resulta inexplicable que muchas empresas tengan a sus propios productos ocultos bajo 10 llaves... En fin...
Gracias y abrazo!

Gaspar dijo...

Yo pregunto: como sería a la inversa?

Yo entiendo que a muchos medios no les puede importar que la empresa X ganó un premio en el país J por su solución/implementación o producto....pero no por eso voy a censurarlo. A lo sumo, lo deleteo y chau.

Sino, con el mismo criterio, yo podría decir que la noticia respecto del periodista X, que ganó un premio Sadosky, por tal o cual nota....NO LE IMPORTA A NADIE.

Pero no lo hago. Me intereso por saber quien es Sadosky, quien ganó, quien participó, quien no ganó, etc. Y con toda esa info averiguada, felicito al ganador.

Yo no se si el periodismo hace ese análisis. Con todo lo que estoy leyendo acá, asumo que si ven una gacetilla que dice "empresa galardonada por...", se ofuscan y aprietan delete.

Más allá de todo lo expuesto, estoy muy de acuerdo con Italo en el trabajo sobre la percepción del periodista.
Es fundamental.

Jose Maria dijo...

De acuerdo con Gaspar. Parte del trabajo del perodista consiste en seleccionar qué información es publicable y cuál no, independientemente de la manera en que obtenga o reciba esa información. No podemos pedirle a las PR que hagane se trabajo por nosotros.
Pero convengamos en que a veces por imposición de las empresas -en la mayoría de los casos- se comunican cosas innecesarias. Como una que acabo de recibir sobre una empresa premiada en un evento del cual dos de los cuatro premiados están entre los tres Gold Sponsor, y por supuesto ella es la primera en aparecer.
En la misma categoría entran los anuncios sobre premios que publicaciones competidoras le dan a los vendors.
No deberíamos ser tan quisquillosos sobre los que nos toca recibir, pero tampoco estaría mal que las empresas aprendan a discernir qué es importante comunicar y qué no.

Italo Daffra dijo...

El ejemplo de los premios irrelevantes lo tomé como una muestra de una información no publicable, como bien dice José María. De todas formas yo planteo que mi postura personal ante una gacetilla así, es recibirla y que sea parte de lo que uno va conociendo de esa empresa. El problema, es cuando la UNICA comunicación que recibimos de algunas empresas es de ese tipo. Me pasó durante muchos años con una agencia que solo me enviaba premios de medios que competían con los que yo editaba. Conclusión: de esas empresas sólo tenía la percepción que comunicaban mal, o que no hacían nada más que ganar premios por el mundo ;)