17.9.08

En español, please. Capítulo 2

Conferencia de prensa previa a un foro de una consultora de investigaciones y análisis de mercado en Buenos Aires. Uno de los temas principales de la convocatoria: El escenario latinoamericano en TI. De los cuatro analistas extranjeros presentes, ninguno hablaba español. La invitación no aclaraba que la conferencia iba a ser en inglés. El representante local de la consultora debió actuar como traductor improvisado.
Otra consultora de mercado convoca a un conferencia vía web sobre “la banda ancha en América latina: un paso más cerca de la casa digital”. La analista, de nombre italiano y apellido español, no hablaba castellano. La convocatoria no aclaraba que la conferencia iba a ser exclusivamente en inglés.
Una recomendación para empresas y agencias de RRPP: Si se va a hablar de América latina, recuerden que en esta región se habla y escribe el español. Si la persona que será el vocero principal no lo conoce, contraten un buen servicio de traducción (en la fotografía, una traductora en las Naciones Unidas, en Nueva York) y aclaren en la convocatoria que la actividad se desarrollará (exclusivamente o con traducción mediante) en inglés, mandarín o suahili. Así nadie perderá tiempo, uno de los más valiosos y escasos recursos que tenemos los periodistas.

2 comentarios:

Eva Gonzalez dijo...

Cesar, y ese no es el único ejemplo. Pasa con Google también! Son Google Argentina y algunas ayudas están en inglés...
Hay grupos de Latinoamerica que dan por sentado que ya tenemos incorporado el idioma inglés como nuestro segundo idioma de cuna.

Alicia Giorgetti dijo...

La lengua es parte de la cultura y creo que este tema viene bien para reflexionar porque nos involucra a todos. A los periodistas que preguntan en el idioma del expositor (generalmente inglés) y se creen más bananas por eso; a los que trabajan en prensa/comunicaciones y no defienden la necesidad de hablar en nuestro idioma y a los ejecutivos que hablan en el idioma de su jefe ante una audiencia mayoritariamente argentina por obsecuencia o vaya a saber por qué. Creo que todos deberíamos recordar que antes de ser periodistas, ejecutivos de prensa o de empresas, somos argentinos. Y como ejemplo, basta el del chino Houlin Zhao que, en la inauguración de Expo Comm, leyó un discurso de varios minutos en castellano con un esfuerzo notable y se ganó casi una ovación de las más de 250 personas que allì estábamos. Y Houlin no es ejecutivo de una empresa con un carguito para América Latina: es vicesecretario de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). Eso también es marketing: se ganó al público y no necesitó decir que era líder o que era el mejor. Solo usó humildad y respeto por el país que visitaba. Un capo el chino.