6.3.09

En Europa sí se consigue


Puntualidad. El cuidado y diligencia en hacer las cosas a su debido tiempo. Atributos que escasean lamentablemente en las convocatorias a la prensa en la Argentina pero que existen en otras partes del mundo. Por ejemplo, en la CeBIT 2008, en Alemania, y en el Mobile World Congress 2009, en Barcelona, los pude comprobar en persona. En algunos casos había que llegar con media hora de antelación al lugar de la conferencia, porque el acceso estaba limitado a la capacidad del lugar. Y las conferencias empezaban a lo sumo con 5 minutos de demora. Por supuesto, en algunos casos hubo desorganizaciones, como pasó en la conferencia de Samsung (en la foto, periodistas que participaron en ella, mientras aguardaban su inicio en un salón de un hotel vecino a la Fira de Montjuic), donde el registro previo casi hace demorar el inicio de la actividad. Pero el uso y costumbre es claro: Se convoca a una conferencia a tal hora y a esa hora comienza. Y todos lo respetan, no importa ni el origen de la organización convocante ni de los periodistas participantes.¿Resultados? Se organiza y aprovecha mucho mejor el tiempo. ¿Por qué en la Argentina no existe esta puntualidad y rige una norma no escrita según la cual la conferencia comenzará 30 o 45 minutos después de la hora original de la convocatoria?

2 comentarios:

Daniel Colombo dijo...

Hola a todos/as. El tema de la puntualidad es realmente relevante ¡Gracias por traerlo presente!. En los 22 años que llevo en la actividad de relaciones con los medios y públicas, lamentablemente he experimentado la necesidad de contemplar las demoras como parte natural del proceso de organización; simplemente, porque son contadísimas las excepciones en que los periodistas llegan a tiempo. Por tal motivo, como Uds. saben, está casi instituído recibirlos con un café o tragos de bienvenida, si bien tranquilamente las actividades podrían comenzar puntualmente. De hecho, en acontecimientos en los que trabajamos como video-conferencias mundiales o la Feria del Libro, los márgenes de demora siempre son muy pequeños; unos cinco o diez minutos a lo sumo. ¿Será el tránsito de la ajetreada Buenos Aires? Por otro lado, cuando hemos manejado cupos de ingreso a un evento, he tenido que vivir situaciones no siempre gratas con los rezagados, que se ponen muy nerviosos. De todas formas, considero que ES UN TEMA DE TODOS los implicados, para lograr, en un corto tiempo, que se llegue a un comun entendimiento de la necesidad de respeto de los horarios. Y ES TAREA DE TODOS: los que convocamos, los invitados, los oradores, los participantes, etc.

Meggie dijo...

Hola Cesar! la verdad que es super entendible tu pedido y me sumo a él, pero si vamos a la realidad Argentina, lo cierto es que aca tenemos piquetes que cortan calles, desorden total en el trafico, servicios publicos colapsados, etc. A veces uno prevee ir con tiempo de sobra pero sobretodo en los ultimos tiempos, se topa con imponderables frente a los que no tiene mucho qué hacer.
Creo que por ahi 45 minutos de tolerancia es mucho, por respeto a quienes llegaron a tiempo y se volverion locos por hacerlo, a los convocantes que estan trabajando desde muy temprano para recibir a todos ese dia, etc, pero una tolerancia de 15 ó 20 minutos no me parece mal para nuestras costumbres argentinas. Por ahi de a poco y con paciencia se pueda ir corrigiendo la cosa, pero la realidad es que no somos alemanes ni ingleses y la cultura de la puntualidad no abunda y me temeria a decir no abundará nunca!

Meggie